Vidrio

Ramas y Técnicas

Vidrio

En el caso concreto de esta rama artesanal, el origen es el reciclaje de material desechado y recolectado de nuevo para su fundición y transformación en únicas y bellas artesanías de diferentes formas, estilos y usos. 

Este material en su forma original se encuentra en la naturaleza como cristal de roca, que es un cuarzo incoloro y transparente, utilizado con gran maestría en épocas prehispánicas y con muy pocas obras que han sobrevivido debido a su fragilidad. 

Durante el período Virreinal, se importaron del viejo continente diversas técnicas y los artesanos fueron aprendiendo a trabajar este material de las formas que hoy conocemos, lo cual representa una muestra más de cómo la fusión cultural produjo una rica variedad y usos diversos, tales como el vidrio soplado, vidrio estirado y vidrio prensado o de molde.                                                                                                       

Vidrio soplado

El vidrio soplado es una técnica común en la creación artesanal de objetos utilitarios. Para su elaboración, se funde el vidrio, se recoge con una “flauta” de metal y al inyectarle aire con la boca, se genera una burbuja que poco a poco se va moldeando dándole la forma que se requiere a través de moverla y rodarla, mientras se continúa con la inyección de aire. Se pueden generar formas con diversas herramientas, y al final se separa la pieza de la flauta y se deja enfriar para continuar con la decoración de la pieza o con algunos añadidos a la misma. 

Esta técnica muy común en Europa llegó a México a principios del siglo XX, y en Jalisco fue Tonalá uno de los lugares donde se desarrolló de forma creativa, por lo que ahora es por excelencia uno de los lugares más conocidos por su producción a nivel nacional, pudiendo decir que se convirtió en la capital del vidrio soplado en México.                                                                                           

Vidrio estirado

El vidrio estirado es una técnica artesanal que se lleva a cabo a partir de cristal refractario y un soplete. Consiste en fundir este cristal o vidrio con un soplete y jalar o estirar el material fundido -de ahí el nombre de vidrio estirado-, juntando varias volutas o gotas de vidrio que al juntarse con otras, van logrando la volumetría del diseño que se quiere lograr. 

Así es como artesanos y artesanas moldean y estiran el vidrio para crear detalladas figuras de ornato como son campanas, figuras de animales, plantas, flores y un gran número de figurillas que reflejan la creatividad, la dedicación y el ingenio de las manos mexicanas que preservan esta técnica y este oficio.